Certificado energético

certificado energético ce3x

QUÉ ES

Al igual que los electrodomésticos, las viviendas y locales deberán disponer a partir de ahora de su calificación energética, que puede ir desde la A (para los más eficientes) hasta la G (para los menos eficientes), dependiendo de las emisiones de CO2. De momento no se exige una calificación mínima, ya que solo tiene carácter informativo.

El certificado energético es un informe que incluye la calificación energética del inmueble (A,B,C,D,E,F o G) y una serie de medidas de actuación, de carácter voluntario, que pueden mejorar dicha calificación en una o dos letras. Debe ser elaborado y firmado por un técnico certificador habilitado para ello.

Para calcular la calificación energética se tienen en cuenta los siguientes elementos:

  • Envolvente térmica: Es decir, todas las paredes, suelos y techos que den al exterior o estén junto a un espacio no calefactado como puede ser un garaje, buhardilla, etc. Es bueno conocer los elementos que componen cada parte de la envolvente para obtener un calificación ajustada a la realidad.
  • Instalaciones: agua caliente, calefacción, refrigeración, iluminación. Hay que ver si se trata de sistemas centralizados o individuales, equipos mixtos, el tipo de combustible que utilizan, la antigüedad, etc.

En el informe aparecen desglosadas las emisiones de CO2 correspondientes a cada uno de los apartados anteriores, así como la suma de todos ellos para obtener el consumo total y por tanto la calificación energética general del inmueble. De esta manera podemos ver qué parte es la que penaliza más la calificación, y es en estos puntos donde deberán centrarse las medidas de mejora.

PARA QUÉ SIRVE

La finalidad del certificado energético es que el usuario conozca las características energéticas de una vivienda o local, pudiendo saber las condiciones de confort del mismo y tener una idea aproximada del gasto de calefacción y refrigeración. Así, la calificación energética se convierte en una característica importante a tener en cuenta a la hora de alquilar o comprar un inmueble. Para el propietario, que su vivienda tenga una buena calificación energética se convierte en un valor añadido, ya que le ayudará a encontrar comprador o inquilino más fácilmente. Como es lógico, un inmueble con buena calificación energética costará más que otro de similares características pero con una mala calificación energética (F o G).

calificación energética ce3x

QUIÉN PUEDE EMITIRLO

El certificado energético de un inmueble solamente puede emitirlo un arquitecto (superior o técnico) o un ingeniero industrial (superior o técnico). Además, estos técnicos deberán estar especializados en eficiencia energética y saber manejar los programas de certificación energética para edificación existente reconocidos por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo y de Fomento según el método de cálculo empleado:

  • Opción general: Calener VYP y Calener GT.
  • Opción simplificada: CE3 y CE3X.

programas-oficiales1

Esto garantiza que el técnico que firma el certificado tiene los conocimientos y herramientas necesarias para hacerlo.

QUIÉN ESTÁ OBLIGADO A TENERLO

Es obligación del propietario tener el certificado energético de su inmueble si lo está ofertando para vender o alquilar (quedan exentos aquellos inmuebles cuya ocupación sea inferior a cuatro meses a lo largo del año, entre otros).  De hecho, la calificación energética del inmueble deberá aparecer en los anuncios y en los escaparates de las inmobiliarias.

a-louer

En caso de venta, deberá entregarse el certificado energético al nuevo propietario. En caso de alquiler, deberá entregarse una copia del certificado energético al nuevo inquilino.

Si usted ya tiene alquilado su piso en el momento de la entrada en vigor de esta ley, en principio no tendrá obligación de tener el certificado energético hasta que no vuelva a ofertarlo para alquilar, ya que no tiene carácter retroactivo.

VALIDEZ

La validez del certificado energético es de 10 años.

En caso de que se lleven a cabo en el inmueble reformas que afecten a la envolvente térmica o a las instalaciones, en cuyo caso variaría su calificación energética, se deberá hacer un nuevo certificado energético adecuado a las nuevas características del inmueble.

CUÁNTO CUESTA

El precio del certificado energético no es fijo, dependerá del técnico y de las características de la vivienda o edificio. En Europa el precio medio es de 250€ por una vivienda de 100m2. En España se estima que el precio medio será más o menos el mismo, siendo algo menor para pisos y locales pequeños, y mayor para viviendas unifamiliares aisladas. Si se trata de certificar un bloque de viviendas el precio por vivienda será significativamente menor que si se hiciera de forma individual.

Otro factor que puede influir en el precio es si dispone usted de planos del inmueble, ya que si los tiene que realizar el técnico en la visita incrementará un poco el precio.

Hay que tener cuidado a la hora de elegir el mejor presupuesto porque a veces el más barato puede salirnos caro, debido a las distintas formas en las que se puede elaborar el certificado energético. A la hora de hacer la certificación energética de edificios existentes surge el problema de no saber con certeza la composición de fachadas y cubiertas, así como otros detalles técnicos. Por ello, el programa informático ofrece al técnico tres opciones a la hora de describir la envolvente térmica y las instalaciones: por defecto, estimado o conocido, según sepamos o no con exactitud sus componentes. Para el técnico, la forma más rápida y sencilla es elegir la opción por defecto. El programa cuenta con una base de datos que, en función de la zona climática y el año de construcción, permite asignar por defecto unos valores de transmitancia térmica a los distintos elementos. Estos valores asignados por defecto penalizan muchísimo la calificación energética del inmueble, ya que son valores que se corresponden al peor de los casos. Si para usted no es importante la calificación energética que se obtenga, la elaboración del certificado con valores por defecto es perfectamente válida, y le interesa contratar el presupuesto más barato. Sin embargo, si usted busca la mejor calificación energética posible para su nimueble, deberá pedir un certificado elaborado con valores estimados o conocidos, según se pueda, con lo que la calificación se ajustará mucho mejor a la realidad y será mucho más favorable. Esta opción le supone al técnico mayor dedicación y por tanto el precio será un poco más elevado.

MEDIDAS DE MEJORA

 medidas de mejora

Los inmuebles construidos hace más de veinte años tendrán seguramente una calificación F o G, debido a que antiguamente no se tenía en cuenta la eficiencia energética en la edificación. Esto significa que no se utilizaba aislamiento térmico en fachadas y cubiertas, ni se colocaban ventanas con rotura de puente térmico o vidrio doble con cámara de aire. También se tendía a sobredimensionar las instalaciones, las cuales hoy en día, sumando su mal funcionamiento debido al deterioro, suponen un despilfarro de energía enorme que las convierte en obsoletas.

Las principales medidas de mejora que se pueden llevar a cabo para mejorar la eficiencia energética son:

  • Añadido de aislamiento térmico en fachadas
  • Añadido de aislamiento térmico en cubiertas
  • Sustitución de ventanas
  • Sustitución de calderas
  • Sustitución de lámparas (bombillas)

Antes de llevar a cabo una medida de mejora hay que valorar el coste y su periodo de amortización, estudiando cada caso en particular. Es muy importante tener en cuenta la zona climática, el uso y las condiciones particulares del inmueble, ya que no todas las medidas valen siempre en cualquier caso

El certificado energético incluye en el Anexo III una serie de medidas de mejora, propuestas por el técnico certificador, que deben ir acompañadas de una estimación del coste y periodo de amortización de las mismas. Estas medidas NO no son obligatorias de momento, quizá lo sean dentro de unos años cuando la normativa sea más estricta. Sin embargo, en muchas ocasiones interesa llevarlas a cabo, no sólo por la mejora del confort y el ahorro energético que suponen, sino porque el dinero a invertir es razonable y se puede mejorar la calificación energética en una o dos letras, lo que puede facilitar conseguir un inquilino más rápidamente o incluso elevar el precio de alquiler o venta del inmueble, amortizando rápidamente la inversión.

Los edificios construidos a partir de 2006, año de la entrada en vigor del Código Técnico de la Edificación (CTE), tienen una calidad constructiva mucho mayor que los construidos en años anteriores, debido a que el CTE es mucho más exigente y tiene en cuenta la eficiencia energética. De hecho, la peor calificación energética que puede obtener un edificio que cumpla las condiciones mínimas establecidas en el CTE es una E.

NORMATIVA

A 13 de abril se ha publicado el RD 235/2013 sobre Certificación energética de edificación existente, por el cual se transpone a la normativa española la Directiva europea 91/2002/UE y 31/2010/UE. Según este RD, todos los edificios, viviendas y locales existentes de más de cinco años de antigüedad deberán disponer de un certificado energético, si están puestos en alquiler o venta a partir del 1 de junio de 2013.

En España, hasta ahora y desde 2007, sólo era obligatoria la certificación energética de la edificación nueva, según RD 47/2007. Sin embargo en el resto de Europa llevan años utilizando este sistema de certificación energética.

PROCESO DE TRAMITACIÓN

Si usted necesita un certificado energético para su vivienda o local, lo primero que tiene que hacer es ponerse en contacto con un técnico certificador habilitado. Nosotros mismos podemos darle un presupuesto sin compromiso. Ofrecemos profesionalidad a precios razonables.

Una vez que haya contratado un técnico certificador, éste deberá visitar su inmueble para la toma de datos necesaria para calcular la calificación energética: año de construcción, orientación de fachadas, nº de ventanas, protecciones solares, tipo y estado de las instalaciones, sombras arrojadas por edificios colindantes, etc. Es importante darle al técnico la mayor cantidad de información y detalles sobre el sistema constructivo, así como reformas y mejoras realizadas, con el fin de conseguir una calificación energética más ajustada y beneficiosa.

Tras la visita, el certificador realizará el certificado energético utilizando los programas informáticos para certificación energética de edificios aprobados por el ministerio: Calener, Ce3 o Ce3x. Deberá firmar el certificado y entregárselo en el plazo acordado, normalmente una semana.

Una vez que tenga usted el certificado energético, deberá presentarlo en el Registro de la Certificación Energética de Edifiicios de su comunidad autónoma. En la Comunidad de Madrid, el registro del certificado energético de edificación exixtente se hará en la Dirección General de Industria, Energía y Minas, donde se registran actualmente los certificados energéticos de obra nueva. Este registro se puede realizar de forma presencial o telemática, y hay que abonar unas tasas que se estiman en torno a los 30€ . Este trámite puede resolvérselo el técnico certificador si así lo acuerdan.


Deja una Respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies